Seguirnos por email

jueves, 6 de febrero de 2014

Llueve fuera

Ahora mismo siento el lamido intranquilo de la lluvia
tratando de calmar las ventanas
y su variar de brisa turbia
una suave marea turquesa
deja paso a un arreciar de límpido añil
el ruido de los coches me alcanza mojado
y oscuras las calles se licuan lastimeras
imagino poca gente
sólo algunos se aventuran a ir calados
cada uno, digo yo, irá lloviendo a su manera
cruzando espesos la tempestad
ligeros entre aguaceros
bailando por adoquines resbaladizos
o hundidos sobre el blando barro
cada uno llorando su tormenta
algunos con rayos en su pecho
tronando otros sus ausencias
tal vez amainados un momento
perdidos para siempre en la cadencia
imprevisible
de los húmedos lamentos
que danzan enzarzados con el viento.