Seguirnos por email

jueves, 23 de enero de 2014

Haikus (psicopatológicos)

En el ruido de los coches
el esquizofrénico escucha
su propia mente.

El melancólico
cree haber perdido todo,
dale tiempo.

                                            Bipolar

                                            hoy triste
                                           ¿mañana?

                                                                             Más jabón

                                                                             no podía parar
                                                                             de lavar un beso.

Los dedos cortados
en la palma de la mano
al fin la creerían.

                                                                                                  Anti-psicóticos
                                                                                                  decían,
                                                                                                  convencidos.

  Un ingreso inoportuno
       a las 3 de la tarde,
       cambio de guardia

                                                          Inmovilizado

                                                          su mente
                                                          echó a volar.

                                                                                             Me encerró

                                                                                             mi madre
                                                                                             en su útero.

                                                                Un cabezazo

                                                                abolló la pared
                                                                no su certeza.

                                                                                                           Pastillas bajo

                                                                                                           la lengua
                                                                                                           por dos cigarros.


         Una voz
         le decía
         que callara. 

                                          La noche
                                          en vela, obligado
                                          por su sueños.

                                                                                      Jugaban al dominó

                                                                                      dominio
                                                                                      Do-mi-no...

                                      Abrazo
                                    Brazo rozo
                                   Zozobrado

sábado, 18 de enero de 2014

Sacrificio

En multitud de ocasiones la princesa había admirado como el joven príncipe había utilizado todo lo posible para doblegar a sus rivales y continuar su carrera para llegar al trono mundial. Había visto encarnizadas luchas de infantería, liderados por leales caballeros, pero también como sus sacerdotes habían sido capaces de convertir en secreto a la nobleza enemiga, tan sólo para que fueran quemados tras haber sido condenados por herejía.  En otra ocasión, su noble marido y señor, mandó a una muerte segura a su consejero personal tras lo que el Rey enemigo hubo de rendirse, ya que entendió que había perdido todas sus opciones de recuperar su posición en los campos de batalla. Siempre le había impresionado aquella frialdad, aquel desapego de gran conquistador con que planificaba y ejecutaba sus planes.
Esta vez era ella quien, ya en la boca del lobo, entendió que era la pieza clave de una táctica maquiavélica. Daba igual que cayera presa de la guardia del Rey negro, para pasar el resto de su vida encerrada en un torreón, o que para salvar su honor fuera condenada a casarse con un avejentado noble menor. Cualquiera que fuese la acción sólo prolongaría la agonía de su adversario antes de un certero final. Demasiado tarde entendió que incluso ella, a la que él llamaba su señora, no era más que un peón en aquel juego de reyes. Al filo de la comprensión y locura le pareció escuchar la voz de su amado: Dama D4 jaque.

La Manzana de Newton

La manzana se precipitó decidida sobre la cabeza de Isaac Newton, el futuro de la física dependía de ella.



miércoles, 15 de enero de 2014

Profecía

-Tú, te haces llamar adivino dí que será dentro de 5 minutos.

- Demasiado tarde.

domingo, 12 de enero de 2014

Fantasia reprimida II parte (Dragón)


Fantasia reprimida (leer primero)

Al instante el Dragón apareció una espada clavada en su pecho. Aquel maldito caballero le habría hechizado, pero una sola estocada no sería suficiente para acabar con el legendario Zingar, asolador de mundos. Le dolería, un tiempo, pero al final la expulsaría como los humanos acaban expulsando una astilla molesta. Descubrió que la princesa también se había escapado y todo su oro había desaparecido en un momento. Gritó de ira, escupiendo ácido y entonces descubrió que la espada le dolía más de lo que esperaba. Decidió hibernar unos días para que le curara la herida. En su sueño pudo ver todo lo ocurrido, como se quedó paralizado de repente y como aquel caballero cruel aprovechó el maleficio para hendir el filo con saña entre sus escamas más débiles. Continúo soñando y, rasgando los limites de su propio mundo, descubrió que había sido un simple niño, en un extraño mundo, el que escribía toda su historia. Le sorprendió ser una creación de otra mente y vagó perdido por los mundos del sueño durante años, tal era la herida de su orgullo al descubrir que no era más que un artificio, una fantasía de un vulgar, caprichoso y omnipotente niño de 7 años. Aún más le molestó que hubiese sido su padre, ser de limitadas miras, quien le hubiese prohibido seguir la historia ya que estaba seguro que en combate justo hubiera acabado facilmente con aquel triste caballero. Cuando todo parecía perdido, ideó una treta que podría funcionar. Ya que aquel era su sueño, soñaría que el niño continuase escribiendo la historia de modo que el saliera victorioso. Para ello viajo a aquel mundo extraño que habitaba su creador y sólo con aparecerse ante su padre lo enloqueció. El dragón pensó que entonces podría despertar y matar al fin al caballero pero le intrigaba aquel mundo dónde un simple niño era capaz de dotarle de vida, pensó que sería formidable robar todas las princesas de aquel lugar y apoderarse de todo el oro, no le sería fácil convencer al niño.




Otro Sol


Pálido Sol de invierno
tímido ardor de rostro sedoso
ardes distante, tibia
luz mortecina, Rey tembloroso,
abrasas tu centro
pero te antojas tan frío
sediento de tu propio aliento.


El Jardín y el Hielo

Silencio preñado de versos
Sincero como el invierno
Desnuda promesa de flores
Lirios, dalias, azucenas
Para adornar desamores.


sábado, 4 de enero de 2014

CAMBIO DE CICLO (a tus lunares)

Ya me guardo mi cara amarga

ya bastante ha dolido

por ahora basta


Me toca hoy coger mis prisas

y hacerme un traje nuevo

al amparo de tu voz dormida

en el río de tu espalda


Hoy se cierra una parte maldita

una amarga fuga de Pandora

Hoy me marcho por un tiempo

a mi pacífica isla, al refugio del cuento


Tengo para el viaje

2 piernas bien rectas

y una bomba de agua, a 2 tiempos


El ritmo brotará como sábanas verdes

en un noviembre sin pausa

sediento de amores de verano

nostálgico de nieves invernales